lunes, diciembre 31, 2007

El amanecer de Wittemberg.

Desde la puerta de Wittemberg , resuenan golpes de un martillo, son golpes que vienen desde lejos, golpes cuya fuerza nace el día de Pentecostés.

Las 95 tesis clavadas el 31 de Octubre de 1517 en esa puerta fueron un acontecimiento que no solo afectó su época (y vaya si lo hizo), sino que su magnitud superó su espacio y su tiempo; por ello es siempre oportuno reflexionar sobre sus implicancias que siguen siendo tan vigentes hoy, como ayer , como siempre.

Consideraciones sobre la Reforma:

Decía Cicerón "Historia est magistra vitae" la historia es maestra de la vida.
Por eso es necesario diferenciar las diferentes conceptualizaciones de la Reforma, pues ellas condicionan su comprensión y afectan nuestra visión de la misma, de su origen y su entorno.
Porque, finalmente pesarán en nuestra aproximación a un hecho experimentado en la historia de la humanidad, que tuvo tremenda repercusión en el devenir social, político y religioso, cualquiera sea nuestra postura teológica y aún para aquellos que no la tienen.

En primer lugar encontramos un concepto histórico-cultural, que fue acuñado hace mas de 100 años, y donde Lutero es ponderado como el artífice esencial, que estructura bases que dan lugar al idioma alemán. Idea un tanto exagerada, pero que evidencia la importancia de su traducción de la Escritura al idioma del pueblo germano.
Asimismo se le proyecta como adalid de la liberación de la razón y ensalzado como un humanista por sus interpretaciones del hombre en tanto que ser “imago Dei”.
A través de estas premisas puede establecerse una relación con Erasmo y con el humanismo, en una elucidación que no deja de ser forzada.
Porque Lutero se aleja de todo planteo resplandeciente sobre el ser humano, por el contrario visualiza en él la imposibilidad de alcanzar aquello para lo que fue creado, sino hay una intervención divina que lo afecte enteramente.
Y no es extraño, porque la Reforma nutre sus raíces en concepciones escriturales (bíblicamente hablando), donde la visión del hombre responde a su propia realidad.
Hay una ineludible contradicción entre ambas visiones.
Y a lo largo de la historia de estos 490 años que van desde Wittemberg hasta nuestros días, el hombre continúa certificando esta visión bíblica que nada tiene que ver con el optimismo reinante con el humanismo.
El hombre no es algo insustancial e inocente , por ello no puede confundirse la Reforma con el humanismo, parten de supuestos diferentes y llegan a conclusiones diferentes.
Ergo este concepto histórico-cultural de la Reforma falla en un aspecto fundamental y diverge hacia una interpretación violentada.

Vayamos ahora a la interpretación nacionalista de la Reforma, encarnada en el ideólogo nazi Paul de Lagarde y en la que se apoyó el nacional-socialismo, en su búsqueda desesperada de conectar con las raíces del ser nacional alemán.
En ella se ve a Lutero como el paradigma del héroe alemán que se levanta contra la opresión y la humillación a la que estaba sometida la nación germana ,por el poder representado en la curia romana.
Más allá de manipulaciones de orden político étnico, esta interpretación adolece de fallas asombrosas, lo que la convierte en una falsedad absoluta.
No se puede discutir que Lutero amaba y tenía fuertes vínculos con su pueblo, pero tenía en su vida un fundamento más importante que lo impulsaba.

Su afirmación es clara :

"Cuando Alemania entierre al último de sus pastores, se enterrará a si misma."

Una vez más Lutero expresa lo que es infalible y se eterniza, lo que subsiste y es realmente importante en última instancia, no es lo nacional, ni lo racial .Y él está enfocado en esto que se perpetúa para siempre, la Palabra de Dios.

Otra interpretación posible es la religiosa, en sus tres vertientes, protestante, romanista e independiente.
La primer formulación , antepone bajo un barniz teológico, la realidad de un enfrentamiento institucional que no se agota en lo terrenal, sino que se resuelve en la esfera dogmática.
La enunciación teologal de Lutero no es discutible por su sólido fundamento bíblico, pero amarrar esta formulación a los aspectos meramente dialécticos, anula aspectos esenciales de la Reforma y dificultan la comprensión, por ejemplo, de su pervivencia casi cinco siglos después.
Curiosamente, la base de esta dificultad se cimenta en el desconocimiento histórico , en particular del contexto de la Reforma y de la historia de la Iglesia.

Desde la ortodoxia romana interpretan la Reforma como la catástrofe mayor que afectó al hombre del siglo XVI (y susbsiguientes), y que lo arrastró fuera de la Iglesia(Católica Romana).
Aseguran que la Reforma impele al cristianismo a un “casus belli” divisional y hasta fundamentan el secularismo posterior del hombre, en pensamientos que nacen en Wittenberg.
Esto se llama subterfugio de la historia.
El secularismo no abreva en la Reforma , sino el avance de la razón desde la ciencia natural y el conocimiento humano. Es el intelecto humano, desde una visión secular, aquello que lo diferencia del animal irracional. Por lo tanto naturalmente contrapuesto a la visión del hombre desde las Escrituras.

Finalmente la posición, que podríamos definir como independiente, explica la Reforma en su verdadero escenario : la Historia de la Iglesia.
En ella se vislumbra a un Lutero en la dimensión de reformador, su búsqueda es la de una restauración; en un sentido más insistentemente ortodoxo, una renovación.
Sus tesis apuntan al cambio de lo existente, no a la creación de algo nuevo. De acuerdo al pensamiento de Lutero, la institución romana se deformaba y llevaba un curso de abandono de las verdades bíblicas, era necesaria una vuelta a los orígenes.
No se proyecta como un rebelde, ni como un revolucionario, sino más bien, como alguien que llama a lo que existe a reformarse (a su esencia natural).En cualquier caso, nunca considera la posibilidad de un nueva institución, de una nueva iglesia.

Por ello puede afirmarse, que la fuerza del martillo de Wittemberg se encuentra en Pentecostés, la iglesia protestante no nace el 31 de Octubre de 1517, no emerge una nueva iglesia; la Reforma es un eslabón fundamental en la historia de la Iglesia que nace el primer día de Pentecostés y hasta allí podemos rastrear los orígenes de la Reforma protestante.

El amanecer de Wittemberg, es el amanecer de la Iglesia en Pentecostés.


CEIHE

Nota del autor: Gran parte de este trabajo, que aquí se resume a modo de esbozo, se basa en las obras (mayormente traducidas) de autores como J.Atkinson, G.Bergmann, D.Olivier, A.Greiner,J.Grau, H,Liljie y en la nueva perspectiva en la que está trabajando Daniel Pisoni y su equipo de investigación sobre los aspectos insertivos de la Reforma en el pensamiento Occidental.

lunes, octubre 29, 2007

400 años de la Biblia en italiano.

En este año 2007 se cumplen 400 años de la traducción al italiano de la Biblia. Esfuerzo colosal realizado por Giovanni Diodati, lingüista italiano, pastor y teólogo reformado que sirvió a la extensión de las Sagradas Escrituras , traduciendo no sólo al italiano , sino también colaborando como revisor de la versión francesa de Olivetan de 1643.

Giovanni Diodati nacido en 1576, era natural de Ginebra, ciudad en la que se había refugiado su familia de origen italiano, llegada desde Lyon, luego de desatarse las persecuciones contra los protestantes en Francia.
Su padre, años antes en Lucca había tomado contacto con las ideas protestantes a través de Pier Vermigli

Se dedica al estudio de las lenguas hebrea y aramea en Herborn, Alemania; lugar donde toma contacto con Jan A. Comenius, Althusius , Johann Fischer este último traductor de la Biblia de Berna.

Sus estudios teológicos le son impartidos en la Academia Reformada de Ginebra por Teodoro di Beza, quién había sucedido a Juan Calvino
Muy pronto obtiene un doctorado en teología y preside la cátedra de hebreo. Más tarde en 1608, será nombrado rector en la misma Academia y permanecerá como profesor por casi cincuenta años.
Como teólogo intervendría también en el Sínodo de Dort de 1619, que definió varios aspectos de la doctrinas reformada.

Se definiría siempre como italiano, a pesar de haber nacido en tierra ginebrina, al punto que en su primera anotación en su traducción de la Biblia, en 1607 se referirá asimismo como de “la nación di Lucca”.
Su acervo italiano, queda probado en su ferviente deseo de poder dar al pueblo italiano, la posibilidad de conocer las Santas Escrituras en su propio idioma y por ello acomete la magna tarea de traducirlas.
Será entonces como en 1607, en Ginebra se tendrá la primera traducción desde las lenguas originales al italiano de la Biblia completa, ya que hasta ese momento los protestantes italianos utilizaban versiones del Nuevo Testamento traducidos por Massimo Teofilo y del ex frate benedictino Edoardo Reuss.
Habrá una segunda versión revisada que verá la luz en 1641.

Para Diodati lo esencial de su trabajo será la fidelidad al texto sagrado y en segundo lugar la claridad, entendiendo que eran determinantes para la correcta interpretación de la Palabra de Dios.
Cumpliría además, esta traducción, un papel fundamental en la alfabetización del pueblo, en muchos casos, tarea realizada por protestantes italianos.

Desde su nacimiento mismo esta Biblia será perseguida, prohibida, quemada y combatida por el catolicismo romano que se opuso firmemente a su difusión.
Giovanni Diodati murió en 1649 en Ginebra, ciudad en la que desarrolló casi toda su actividad .Su trabajo y su esfuerzo, a pesar de la fuerte oposición sorteó todas las pruebas y sigue siendo hoy, cuatrocientos años después, la Biblia utilizada por los evangélicos italianos , que popularmente la llaman “la Diodati”.

Link recomendado:Sociedad Bíblica Italiana

viernes, septiembre 28, 2007

Birmania sola ante sus verdugos.



La lamentable situación que vive el pueblo birmano hoy, y desde hace décadas, no puede dejarnos indiferentes. Las jornadas de protesta pacífica liderada por los monjes, contra el régimen imperante que encabeza un gobierno militar corrupto y bestial , corre el terrible peligro de ser ahogado en sangre.

A lo largo de la historia hemos asistido a innumerables episodios de este tipo, de variada magnitud, pero siempre teñidos de la mas absoluta tragedia. No podemos dejar de recordar rápidamente la Primavera de Praga, Budapest, Tiananmen,etc. Porque se produce una tragedia cuando los derechos del hombre son vulnerados sistemáticamente y su reclamo acallado por la fuerza de quien detenta el poder de las armas.

Sin embargo, tan horrorosa realidad sólo es posible cuando hay otros elementos que confluyen para hacerla posible. Factores de poder, estrategias de equilibrio regional y mundial, intereses económicos, socio-políticos, indiferencias indolentes...
En el caso birmano, sin intentar una simplificación grosera, podemos señalar tres componentes gravitantes.

La inacción cómplice del gigante Chino (la misma China de los JJOO 2008) que por acción y omisión permite esta catástrofe humana y que no debería extrañar a nadie. China tiene su propia historia de falta de libertad ,brutales represiones y vergonzosa persecución de disidentes en los últimos 60 años, hasta hoy.

La incapacidad de Occidente, y ahora hablamos de nosotros, de articular medidas realmente efectivas para limitar y moderar este tipo de regímenes dictatoriales y monstruosos, nos evidencia que los ideales de libertad y democracia tan caros para nuestra cultura occidental, son sólo un anhelo muy lejano para el pueblo birmano.

Birmania sufrió en 1988, a manos de esta misma Junta Militar, sanguinaria y feroz, una clara prueba del método eficaz que están siempre dispuestos a utilizar sus verdugos, para acallar todo reclamo de libertades esenciales. La comunidad internacional, protestó, en mayor o menos medida, con diferentes bemoles. Pero el curso no cambió y a las partes de prueba nos remitimos. Finalmente una observación pasiva, matizada de condena inocua.

La pregunta obligada de este editorial es, las sociedades libres de este lado del globo: ¿Habremos aprendido algo de Camboya y los Khmers Rojos? Nunca más cierto que la historia es también una cuestión de supervivencia.

Daniel Pisoni (Bajo el auspicio del CEIHE)

miércoles, septiembre 19, 2007

Heródoto Virtual al CEIHE

Con el inicio del nuevo ciclo académico , se ha decidido que el Blog Heródoto Virtual sea incorporado al CEIHE ( Centro de Estudios e Investigación sobre la Historia de Europa).

Su función será difundir en idioma castellano las actividades del Centro, así como reseñas de los trabajos investigativos, estudios y proyectos de los diferentes componentes del CEIHE.

Se seguirán manteniendo las entradas realizadas desde su creación, al tiempo que no habrá modificaciones sustanciales en cuanto a la línea de pensamiento llevada hasta aquí, ya que ésta responde al ideario de valores que fundamentan al CEIHE.

Cordialmente.

Dirección CEIHE

lunes, septiembre 03, 2007

El prisionero personal de Hitler.

Cuando se menciona al pastor Martín Niemöller, acude a nuestra memoria el famoso poema que aparece a continuación:






Primero vinieron por los comunistas,
pero como yo no era comunista
no levanté la voz.
Luego vinieron por los socialistas y los sindicalistas,
pero como yo no era ninguna de las dos cosas,
tampoco alcé la voz.
Después vinieron por los judíos,
y como yo no soy judío,
tampoco levanté la voz.
Y cuando vinieron por mi,
ya no quedaba nadie que alzara la voz
para defenderme.


Esta es sólo una de las innumerables versiones del poema. En realidad , es parte de una respuesta que Niemöller dio, cuando le inquirieron sobre cómo pudo darse el ascenso del nazismo al poder, en la Alemania de 1933 hasta 1945.

Personaje singular de la Alemania del siglo XX. Encarna quizá como ningún otro al ciudadano alemán que se siente engañado por Hitler, pero que en ninguna forma está dispuesto a ser parte de ese sistema perverso.
Hijo de un pastor luterano, había nacido en Lippstadt el 14 de enero de 1892.Se alistó en la Marina Imperial, durante la 1ª Guerra Mundial (llegó a comandante de submarinos) y fue condecorado con la Orden del Mérito. Pasó de la aprobación inicial a Hitler y el ser una figura apreciada por la prensa nazi, al más profundo desengaño y a la férrea oposición al régimen hitleriano.

Su libro, autobiográfico, “Del submarino al púlpito.” fue muy bien acogido, a principios de la década del treinta, por los críticos afines al nacionalsocialismo. En su obra no sólo describía el proceso que lo llevó de marino de un U-Boot alemán, a ser pastor en una de las más respetadas iglesias del Berlín de las clases altas. También reflejaba su expectativa de aquel tiempo.
Sin embargo, no era solamente la crónica de sus días de guerra , ni el testimonio de un despertar espiritual, era además, el sentimiento de un ciudadano alemán que veía con profunda preocupación la amenaza comunista y la degradación del espíritu nacional que se venía produciendo en los últimos años. Pero que al mismo tiempo percibía en Hitler, la esperanza de una cohesión nacional y una restauración de la dignidad alemana, luego de la humillación que significaba el Tratado de Versalles. Pesaba en él, igualmente, el desagrado profundo que le producía la Republica de Weimar .

Había sido ordenado pastor en 1924 y siete años después le nombraban al frente de la congregación Berlín-Dahlem y es en esa posición en la que comienza a descubrir la realidad que el gobierno de Hitler pretende imponer.
En principio, como muchos alemanes, vio auspiciosamente el advenimiento de Hitler. Pero las rápidas maniobras iniciales de someter la iglesia protestante a la tutela nazi, el desarrollo de un marco de poder totalitario, la promulgación de leyes antisemitas e inmorales, el abuso y el terror hicieron de Niemöller un opositor indomable.

A contar de la Declaración de Barmen en 1934, el enfrentamiento con el gobierno nacionalsocialista será irreversible. Las fricciones serán constantes en la medida que Hitler descubría lo difícil que era acallar a la Iglesia Confesante (Bekennende Kirche), en cuyo núcleo y como uno de los principales líderes estaba Martin Niemöller.

La labor de resistencia que llevó a cabo Niemöller, tanto con la Pfarrebund (liga de apoyo a los pastores represaliados por Hitler) en la que fue uno de los fundadores, como en la Iglesia Confesante, fueron fundamentales.

En 1934, martín Niemöller tuvo ocasión de encontrarse con Hitler, cuando este hizo una invitación a los líderes de las iglesias evangélicas, con el fin de limar asperezas y aventar las críticas que recibía del sector que le era opuesto a sus designios. Hitler se mostró amigable y pretendió apaciguar los ánimos, asegurando que la iglesia evangeliza seguiría gozando de la excimisión de impuestos , asi como de cobertura legal, por lo que no deberían sentirse amenazados. Pero Niemöller pidió la palabra y retrucó al Führer , rechazando el intento de sometimiento que esperaba Hitler, le dijo: “Nuestra preocupación no es sólo por la Iglesia, es por el alma de nuestra patria.”
Nadie pareció apoyarle en tal afirmación y el silencio a continuación fue gélido , quedando en evidencia que, Niemöller no estaba hablando por todos los presentes, sino a tenor personal. De hecho, la sorpresa fue total para todos los presentes, incluido Hitler que no estaba acostumbrado a tales desafíos y que sólo se limito a responderle: “ El alma de Alemania déjemela a mi.”

Al aproximarse los Juegos Olímpicos de 1936 que se celebraron en Berlín, el Pastor Niemöller escribió a sus colegas:

“ Nuestra gente (los alemanes) esta tratando de romper los lazos colocados por Dios. Esto es engreimiento humano contra Dios. En relación a esto debemos advertir al Führer, que la adoración frecuentemente ofrecida a él, es solo debida a Dios. Años atrás el Führer se quejo por la existencia de retratos en los altares de las Iglesias protestantes. Hoy sus pensamientos son usados como fundamento no solo para las decisiones políticas, sino también para la moral y la ley. Ahora él es rodeado de la dignidad de un sacerdote e incluso se considera intermediario entre el hombre y Dios... Pedimos que se entregue a nuestro pueblo su libertad para que siga su camino hacia el futuro bajo la Cruz de Cristo, para que nuestros nietos no maldigan a sus ancestros por haberles dejado las cosas en tal estado en la tierra de forma tal que les sea negada la entrada al reino de Dios.”

Y poco antes de ser encarcelado, predicó en un sermón en su iglesia de Berlín-Dahlem :

“Debemos usar nuestros poderes para liberarnos del brazo opresor de la autoridad así como lo hicieron los Apóstoles de antaño. No estamos dispuestos a guardar silencio por mandato del hombre cuando Dios nos ordena hablar. For it is, and must remain, the case that we must obey God rather than man.”.

El 1 de Julio de 1937 fue arrestado bajo los cargos de abusar de su posición para promover la subversión.
Su arresto provocó una ola de indignación más allá de las fronteras, al punto que las presiones internacionales hicieron que el caso fuera manejado con alguna legalidad, en un tiempo en que toda oposición era acallada violentamente.

Poco después recibiría la visita de un pastor luterano. Este se extrañaba que un hombre con el predicamento de Niemöller, que tan valientemente había servido a su país en la guerra y al que consideraba un patriota y un cristiano fiel, estuviera encarcelado. Le preguntó, entonces, incrédulo, cómo estaba allí, a lo que Niemöller contestó: “Querido hermano, viendo como están las cosas en nuestra patria , yo también te pregunto ¿Cómo tú no estás aquí conmigo?”

En marzo de 1938 compareció en juicio. Es conocido también , que cuando el juez le increpó cómo se atrevía a desobedecer al Führer. Martín Niemöller le respondió: “No puedo callar porque mi Führer es mi Dios”.

Finalmente hallado culpable, recibió una condena de 2000 reichmarks y siete meses de prisión. A poco de cumplir la condena y quedar libre fue nuevamente arrestado, esta vez por orden directa de Hitler como su “prisionero personal” y enviado al campo de concentración de Sachsenhausen,.En 1941 sería enviado a Dachau, en confinamiento solitario. De allí saldría cuando fue liberado por las tropas americanas al final de la guerra, en 1945.
Habían pasado ocho años desde su primer arresto. Para ese tiempo una hija menor , había muerto de difteria y dos de sus hijos en el frente de batalla.

Al tiempo de salir en libertad, una de sus primeras iniciativas fue convocar lo que hoy se conoce como la “Confesión de culpa de Stuttgart” llevada a cabo en 1946.En ella se reconocía la parte de culpa y responsabilidad que le correspondía a la Iglesia Evangélica, por omisión, por callar, por la complicidad a la que condujeron esas actitudes. Finalmente por no haber sido fieles al Evangelio.

Dijo: "No podemos negar nuestra culpa con la excusa de que me habrían matado si hubiera hecho algo. Preferimos mantener silencio. Claramente no somos inocentes y me pregunto: ¿Qué hubiese pasado si en el año 1933 ó 1934, 14,000 pastores protestantes y todas las comunidades protestantes de Alemania hubieran defendido la verdad hasta la muerte? Si hubiésemos dicho: No es correcto que Goering encierre en campos de concentración a 100,000 personas para que mueran. Puedo imaginar que tal vez 30,000 ó 40,000 cristianos protestantes hubieran muerto, pero también es posible suponer que habríamos salvado a 30 ó 40 millones de personas. Eso fue el costo de nuestro silencio ".

Al pastor Martín Niemöller se lo recuerda hoy como uno de los pocos resistentes a Hitler que sobrevivió al régimen nazi.
Para algunos figura contradictoria, para otros paladín de la defensa de la libertad de conciencia. En cualquier caso, no puede negarse que fue alguien que se comprometió con su tiempo, que nunca buscó esconderse y que llegado el momento de reflexión, no ocultó, ni disculpó, su falta , ni sus errores, ni sus culpas.

Moriría en Wiesbaden en 1984, luego que en los años de posguerra se dedicara fundamentalmente, a luchar contra el armamentismo nuclear, convirtiéndose en una figura emblemática del pacifismo. Justamente él, que había sufrido en su propia carne, la locura del poder en manos del fanatismo mas abyecto que representó el Tercer Reich y lo peligroso del silencio cómplice.

viernes, agosto 03, 2007

Visita al Campo de concentración de Dachau.

(Hacía un tiempo que quería bajar a Munich, había algunas cosas que quería ver en su Universidad , pero también quería visitar el campo de concentración de Dachau, a poco tiempo en tren desde allí. Aquí dejo mis impresiones que no dejan de interrogarme sobre la condición humana o mas precisamente, sobre la inhumanidad humana..)

Introducción:

El Campo de Concentración de Dachau fue el primer campo de concentración instalado por Hitler. Fue el 22 de Marzo de 1933, muy poco después que Adolf Hitler asumiera el poder como Reichskanzeler, y su finalidad era internar en él a los presos políticos. Su capacidad original era para albergar a 5000 personas, aunque en su última etapa llegó a contener hacinados a más de 30000 personas.
Una barraca diseñada para 200 personas llegó a cobijar a 1600.
Entre el campo principal y los anexos (Aussenlanger), entre 1933 y 1945 se recluyeron más de 200000 personas de toda Europa y casi una cuarta parte hallaron la muerte en él.
Dachau sirvió también como siniestro modelo para los campos que se instalarían después en Alemania y países vecinos y en escuela de asesinos de las SS.

No me fue difícil encontrarlo, entre las indicaciones oficiales y las referencias que dan los vecinos del pueblo .Lo difícil vendría luego.
Al acercarme a él uno va teniendo la sensación de ir descendiendo a lo más abyecto de la barbarie humana. Más aún, cuando sabes que ese mismo camino era el que los prisioneros recorrían luego de descender de los trenes que los habían traído hasta allí.

Unas oficinas a la entrada del campo ofrecen información y distintos materiales explicativos referentes a las actividades allí desarrolladas, luego hemos de atravesar las rejas que hacen de entrada y que aún conservan la tristemente conocida inscripción en hierro forjado: “ARBEIT MACHT FREI ” (el trabajo os hace libres).

El campo.

Dachau fue una clara muestra que una de las primeras voluntades de Hitler, era acallar toda oposición o pensamiento disidente. Allí muchos hombres de las SS, dirigentes nazis, etc. aprenderían las técnicas, organización , administración y métodos de exterminio.

Sus primeros ocupantes fueron comunistas, socialdemócratas, monárquicos, luego se le unieron durante un tiempo convictos comunes con su pena de cárcel ya cumplida pero que se consideraban también, (al igual que los políticos contrarios al régimen) un peligro para la sociedad. Estos últimos se convertirían en no pocas ocasiones en delatores y espías de sus compañeros , al servicio de las SS.
Luego se enviaría allí a judíos (después de la Kristallnacht ingresaron más de 10000), gitanos, religiosos como el pastor luterano Niemöller entre otros (pude visitar la pequeña celda en la que fue recluido durante siete años) y a todo aquel que constituyera, a ojos del régimen una amenaza a la seguridad del Estado. Luego del comienzo de la contienda mundial, también se sumarían prisioneros de todos los países en guerra con Alemania, miembros de los movimientos de resistencia, etc.

Paradójicamente el comienzo de la guerra trajo esperanza a los prisioneros. Existía a partir de allí la posibilidad de que la derrota del Tercer Reich, significara también su libertad, si lograban sobrevivir. Es por ello que en las estadísticas del campo se nota un descenso importante en la tasa de suicidios a partir del comienzo de la conflagración, que anteriormente era especialmente alta.

La vida del prisionero.

Ni bien llegado el prisionero debía asimilar su nueva situación.
Estaba desamparado y sin derechos, la paliza física , el insulto y la vejación serían moneda corriente. Un número y un triángulo de tela de color (diferente en cada caso, se tratara de un preso político o de otra categoría) lo identificaban claramente y le dejaban a merced de sus captores.

Lo que le esperaba no era más que trabajo de explotación, hambre hasta la desnutrición, fatiga hasta caer, brutalidad y sadismo de los guardias.
Las extensas jornadas de trabajo diario, que superaban las 12 horas, las largas marchas de ida y vuelta del campo a sus lugares de trabajo, las formaciones para control, etc. no dejaban casi tiempo para el descanso físico. Si a eso sumamos una alimentación más que deficiente, encontramos un elevado número de muertes por lo que se conoce como “exterminio mediante trabajo”.

Dado que durante la guerra la mano de obra que representaban se hacía muy importante para la producción. Los que no tenían trabajo en el propio campo (talleres, herrerías, etc.) era enviada a trabajar fuera del campo en canteras, construcción o reparación de carreteras, etc. Aún hoy es posible observar trabajos realizados por los prisioneros, particularmente me llamó la atención un escritorio de madera que algunos prisioneros utilizaron para escribir cartas a sus familiares. Al tocarlo me parecía sentir el dolor de aquellos días.

Las empresas privadas también podían obtener prisioneros para trabajar como mano de obra esclava. Cuando alguno enfermaba o quedaba inhabilitado para trabajar por la debilidad era enviado al campo nuevamente (lo que equivalía a su pena de muerte) y reemplazado por otro que trabajaría en las mismas condiciones inhumanas hasta la extenuación.

El hambre era un problema especialmente serio, una sopa aguada , un trozo de pan y poco más eran insuficientes para el tipo de vida que llevaban y acortaban sus esperanzas de sobrevida. Entre los prisioneros el robo de pan era especialmente considerado como una violación al principio de solidaridad; dado que el robar la comida a un compañero podía significar la muerte por desnutrición de este.
Los incapacitados para trabajar sólo recibían la mitad de la ración de un prisionero común.
La mala alimentación a su vez , los hacía propensos a todo tipo de enfermedades y epidemias que no dejaban de diezmar sus filas. Diariamente morían más de cien encarcelados y en ocasiones hasta doscientos como cuando una epidemia de tifus devastó el campo en Diciembre de 1944. Estas condiciones empeoraron con el correr de la guerra. En los últimos cuatro meses de guerra murieron más de 13000 personas.

Los castigos físicos de los guardias eran brutales.
Una máxima que comenzó a aplicarse en Dachau y que se extendió como principio regidor a los demás campos hasta el final de la guerra decía:” Ser tolerante significa ser débil..” por lo cual cada guardia juzgaba por si mismo las presuntas faltas de los prisioneros y las penaba. Estas faltas podían ser tan mínimas como un botón de chaqueta perdido, una respuesta equivocada o una suciedad en la barraca y su pena 25 azotes sin que hubiera desmayo (sino se volvía a comenzar), colgamiento por horas, plantón de varios días continuados a la intemperie, encadenamiento, etc. hasta la pena máxima.
En ocasiones los guardias de las SS ofrecían una soga para que el preso se colgara asimismo, si lo decidía. No pocos optaron por esta muerte rápida.

El horror bajo la forma de la expirementación médica.

En el campo de concentración de Dachau también se realizaron experimentos médicos con los prisioneros, utilizándolos como conejillos de Indias.
La finalidad de los experimentos eran mejorar las oportunidades de sobrevivir o de curarse de los soldados alemanes que, pudieran sufrir congelamientos, heridas mutilantes , enfermedades, infecciones, etc.
Estos experimentos acabaron atrozmente con la vida de muchos prisioneros.
Algunas experimentaciones fueron conducidos, entre otros, por el Dr.Claus Schilling, reputado especialista en medicina tropical. Infectó a 1100 presos de paludismo en la búsqueda de un tratamiento para esa enfermedad, probando diferentes métodos.

Otro experimento, era dirigido por el médico de aeronáutica militar Dr.Siegmund Rascher y consistía en pruebas de descompresión en cámara, para ver cómo podía reaccionar el cuerpo de un piloto sometido a una brusca descompresión. Casi 200 prisioneros fueron utilizados en este experimento, de los que murieron cerca de 80.

En la Exposición del campo era posible ver los informes escritos que, estos monstruos con título de médico realizaban, allí podía leerse:”...por la formación de embolias gaseosas se sumergió a varios sujetos en el agua, hasta provocarles la muerte, sin lograr que recuperaran el conocimiento...”

También hubo experimentación sobre cuánto enfriamiento podía soportar un cuerpo humano antes de colapsar, el profesor Holzlöhner y el Dr.Finke colaboraron en ellos.
Se provocaron artificialmente tuberculosis, septicemias e infecciones varias para probar antisépticos y diferentes bioquímicos.

Y esto lo propusieron, dirigieron y realizaron personas cultas, reconocidas en sus profesiones, cuya vocación los llamaba a ser sensibles ante el dolor humano.

Las distintas formas de ejecución o aniquilamiento.


Otra forma de exterminio, fue la ejecución sistemática de lo que los nazis consideraban sin valor, como los enfermos e incapacitados para el trabajo. Sus antecedentes estaban en el decreto de eutanasia que en la práctica se había constituido en un asesinato masivo de enfermos mentales.
En 1941 comenzaron a salir de Dachau con dirección a Hartheim cerca de Linz donde eran ejecutados mediante gas tóxico. Así hallaron la muerte más de 3000 personas.

La GESTAPO tenía una sección especial del campo donde llevar sus arrestados con el fin de interrogarlos y mantenerlos prisioneros hasta obtener alguna información que fuera de interés. También podían, además, ordenar ejecuciones si lo consideraban.

Luego de la ocupación de Francia, llegaron muchos resistentes franceses ,simpatizantes o sospechosos de serlo; en lo que se denominó operación Noche y Niebla. Esta consistía en operativos nocturnos y secretos de traslado a Alemania y se los conocía como los NN.

Los rusos recibieron también un trato especial. Hitler había dado órdenes de que fueron tratados al margen de las Leyes de Ginebra que amparaba a los prisioneros de guerra.
Los que eran identificados como dirigentes políticos debían ser fusilados de inmediato.
Los prisioneros rusos muertos en Alemania y los países ocupados durante la guerra ascendió a más de 3.000.000
En uno de los ángulos del campo está señalado el campo de tiro que las SS utilizaron para los fusilamientos masivos de prisioneros rusos.

Se construyó también una cámara de gas, similar a las de Auschwitz, pero que nunca se utilizó. Sí los hornos crematorios, que se fueron incrementando hasta cuatro, dado que el primero fue rápidamente insuficiente.

Una visión espeluznante me ocurrió al estar parado frente a una barraca próxima al horno crematorio y observar una foto de los últimos días del campo, tomada desde mi misma posición y perspectiva, donde eran visibles una montaña de cadáveres a la espera de ser cremados.

Conclusión a modo de reflexión.

Reconozco que aún estoy digiriendo y procesando todo aquella experiencia.
Recorrer las instalaciones, las barracas, las oficinas de interrogatorio, el campo, todo aquello que es testigo mudo de lo que el hombre puede hacerle al hombre fue para mi una experiencia fuerte.
De retorno a mi casa en Hamel, en el norte de Alemania , reflexionaba sobre la capacidad humana del mal. Su engendro y desarrollo, si es posible ver al nazismo tan sólo como una aberración histórica o si por cierto es algo mucho más peligroso. Si es algo que pasó o que desde que es un fenómeno que le aconteció al hombre es factible de volver a ocurrir. Si así fuera,¿Qué formas tomará entonces? ¿Es recordar una forma de prevenir?

En cualquier caso me admiré que junto conmigo hiciera la visita al campo, con un guía administrativo, un nutrido grupo de oficiales de una de las escuelas militares de la Alemania de hoy. Tuve la impresión que Dachau les hablaba especialmente a ellos.

viernes, julio 13, 2007

Gloria Dei, vivens homo.


Una vez más Gabriel Ñanco de gabrindio.blogspot.com pone al alcance de los lectores de habla castellana, el interesante pensamiento emergente en la teología latinoamericana.
Hoy es el turno del teólogo y escritor Ed René Kivitz; cuyo post en kivitzenespanol.blogspot.com , dejo a vuestra consideración.¡Gracias Gabriel!.

Gloria Dei, vivens homo.
por Ed René Kivitz

El ateismo es un fenómeno de la modernidad. Fue a partir del Iluminismo que se hizo la distinción entre fe y ciencia, lo que dio resultado al surgimiento de los campos religioso y secular. La modernidad excluyó a Dios como hipótesis para explicar el universo y normalizar la vida social. Mientras que la religión explica el mundo con afirmaciones metafísicas sustentadas por la fe, la secularización se vale del método científico que demuestra los hechos: contra los hechos no hay argumentos. Lo que la ciencia no puede probar no puede ser impuesto como paradigma para la vida en sociedad, es objeto de fe individual y privada.

Copérnico y Galileo iniciaron el derrumbe de las explicaciones teológicas del mundo de la física. Karl Marx condenó la religión como el opio del pueblo e instrumento de alienación social. Friedrich Nietzsche denunció la fe en Dios como un impedimento al desarrollo de una humanidad autentica. Sigmund Freud afirmó la búsqueda de dios como una manifestación de un rechazo a la madurez, una opción por la infantilidad que insiste en mantenerse bajo el cuidado de un Dios que se parece más a un padre sobre-protector.

Todos ellos tenían en común la preocupación de emancipar al ser humano de la ignorancia científica, la opresión social, la cobardía existencial, la infantilidad psicológica. Sus palabras negaron a Dios, pero su intención afirmó a Dios con todas las letras. Como Queruga esclarece, el ateismo de la modernidad puede ser entendido no como la negación de lo divino, sino como la afirmación de lo humano.

El tiro moderno salió por la culata. La “muerte de Dios” mató al hombre y vació el universo de sentido: dirección y significado. Y entonces surgió la modernidad líquida (Bauman), cuando ya se sabe que el humano no se basta, la ciencia y la tecnología no son suficientes, las ideologías carecen de suplemento de alma y la razón no abarca la totalidad de la realidad: “hay mas misterios entre el cielo y la tierra de lo que sueña nuestra vana filosofía” decretó Shakespeare.

He aquí la oportunidad del rescate de la religión, o mejor dicho del Cristianismo (el gran condenado en el banco de los reos de la modernidad). Ahora es la hora de mostrar que el sueño de la modernidad se realiza en el Cristianismo adulto. Solamente a partir de la fe y de la relación con la trascendencia, más allá de los límites de la razón, el ser humano desarrolla su plena humanidad. El Cristianismo también quiere el surgimiento del hombre nuevo, o como dijo San Ireneo de Lyon en el siglo II: Gloria Dei, vivens homo; la gloria de Dios es el hombre en la plenitud de su vida.

Publicado por Gabriel

miércoles, julio 04, 2007

Giuseppe Garibaldi y la unidad de Italia.

Se cumple hoy 4 de Julio del 2007 , el bicentenario del nacimiento de
Giuseppe Garibaldi (ver noticia en italiano) ilustre figura cuasi mítica de la historia italiana , que tuvo un papel preponderante en la unidad de Italia.

Fue asimismo un romántico idealista que se enroló en luchas por la libertad y contra la opresión en ambos continentes a cada vera del Atlántico.
Creía en Dios pero no dudó en enfrentar a la institución católica romana representada en el poder de los Estado Pontificios.
Muchas veces contradictorio, siempre decidido y arrojado, conoció tanto la derrota y la persecución, como las mieles de la victoria y el reconocimiento de los que luchaban bajo sus órdenes.
Fue un marino avezado que desde su juventud se interesó en la política , tomando parte en la surgente Giovane Italia de Giuseppe Mazzini.Esta formación tenía un ideario republicano unionista, donde convergían distintos elementos nacionalistas e independentistas románticos muy propios de esos tiempos.

Con la dirección de Mazzini se intentó un levantamiento en 1834 que fracasó rotundamente y que obligó a Garibaldi a huir a Brasil.
Allí pronto se uniría a un grupo de rebeldes compuesto por campesinos, agricultores y ganadores que luchaban contra la gestión corrupta y fraudulenta del gobierno central que les oprimía y expoliaba.Con ellos llegaría a proclamar la independencia de la rica provincia del Rio Grande Do Sul , segregándola del Imperio del Brasil. Derrotados finalmente en 1839, pasó a Uruguay.

Al poco tiempo las luchas de los unitarios argentinos contra los federales rosistas envolvían ambas orillas del Río de la Plata y Garibaldi no fue ajeno a ellas.
En estas tierras es donde se conformaría lo que sería la célebre Legión Italiana, los “camisas rojas”, que impedirían la caída de Montevideo a pesar del férreo sitio que se le había impuesto; luchando junto con los unitarios argentinos y nacionalistas uruguayos, contra las tropas de Oribe apoyadas por el dictador Juan Manuel de Rosas;
Para entonces su figura ya es legendaria por su valor; y a pesar que en tierras sudamericanas había encontrado a su esposa Anita y había nacido su primer hijo Menotti; su deseo de ver a Italia unida no se había olvidado y en 1848 retorna a su patria.

Italia estaba efervescente y el rey Carlos Albeto de Piamonte junto con Giuseppe Mazzini encabezaban un nuevo levantamiento contra la dominación austriaca (derivada desde el Congreso de Viena y su reparto de Europa) y sus aliados en territorio italiano como los Estados Pontificios y Nápoles .
Luego de algunos reveses los revolucionarios se hacen fuertes en Roma y Venecia; lo que produce la huída de Roma del Papa Pío IX y su pedido de ayuda a los estados católicos romanos de España y Francia.

Giuseppe Garibaldi está ahora a cargo de las operaciones militares, cuenta con él las fuerzas de la Lombardía , además de los patriotas romanos y se enfrenta a las huestes de austriacos, napolitanos , españoles y franceses dirigidos por el General Oudinot .Luego de algunos éxitos iniciales; y a pesar de la valentía y tenacidad de los italianos ,Oudinot logró entrar en Roma poniendo en fuga a Garibaldi y su ejército bersaglieri hacia los Apeninos.

En 1849 el rey Carlos Alberto había abdicado y lo reemplazaba su hijo Víctor Emanuel II.
Este en consonancia con el conde de Cavour, a la sazón una especie de primer ministro, hicieron intervenir a los franceses de Napoleón III paras unirse a sus fuerzas piamontesas y luchar contra la ocupación autríaca. La coalición franco-piamontesa derrotaría a los austriacos en las batallas de Magenta y Solferino en 1859.
Esto modificaría el mapa de la unificación italiana. Milán se uniría a Piamonte y le seguirían Romaña, Parma, Toscana, Módena....el próximo objetivo era ahora hacia el sur.

Garibaldi y los Mil (como se denominaba a su ejército de poco más de 1000 hombres); encarará esta conquista que incluirá la Sicilia y Nápoles de Francisco II. La primera no tardará en caer, fundamentalmente por la afluencia en masa de los sicilianos a unirse a las fuerzas garibaldinas que rápidamente multiplicaron sus fuerzas. El carisma y la leyenda de Garibaldi así como los deseos de quitarse el yugo de la monarquía que había sido autoritaria y absolutista hicieron el resto.
La conquista de Nápoles fue más dificultosa, pero la batalla final contra las tropas borbónicas en Volturno le dieron la victoria y el dominio definitivo del territorio.

Al mismo tiempo las tropas piamontesas de Victor Emanuel II avanzaron desde el norte y derrotaron a los ejércitos pontificios que defendían el Lacio. Poco después las fuerzas de Garibaldi y del rey Víctor Emanuel se encontrarían en la frontera con Nápoles. Era el histórico 26 de Octubre de 1860 cuando el gesto de Garibaldi de descender de su caballo y saludar al rey de Italia quedaría inmortalizado como el reconocimiento al nuevo orden que imperaría en Italia.

El siguiente paso era arrebatar Venecia y Trento a los austriacos. La guerra austro-prusiana de 1866 facilitó este desenlace y Venecia pasó a manos italianas. Solo quedaba Roma.
En 1867 Garibaldi y sus camisas rojas enfrentan con suerte desigual a los ejércitos pontificios y franceses, pero no será hasta la retirada de los regimientos franceses en 1871 que la tan ansiada entrada en la Ciudad Eterna se realizara en forma irreversible.
El 2 de Julio de 1871 Victor Emanuel pronunciaría en Roma el glorioso :” Qui siamo e qui resteremo” (Aquí estamos y aquí nos quedaremos).

Giuseppe Garibaldi moriría el 2 de Junio de 1882, en Caprera .
Figura mítica, revolucionario por excelencia, aguerrido y valiente; nos dejó además de su tesón por la causa de la libertad allí donde fuera necesaria su espada; también aparentes claroscuros de contradicciones como ser un republicano que afianzó a un rey. Sin embargo, podemos ver en él el espíritu pragmático de un patriota italiano que supo a su tiempo discernir que lo más importante de su siglo era la unidad italiana y no descansó hasta verla concretada.

Hoy todos los italianos le rendimos nuestro homenaje a este guerrero por las libertad y la unidad de Italia.

Dejo para el final un extracto de la reseña escrita por el The Times en ocasión de su muerte:

“La emancipación final de Italia se halla vinculada para siempre a los nombres de Víctor Emanuel, Cavour y Garibaldi; pero si bien las dos primeras figuras de este trío serán sin duda objeto de un estudio profundo, de exhaustivas investigaciones y de un juicio que establezca el valor exacto de su labor histórica, la tercera apelará a la imaginación como una realidad de leyenda, como algo fabuloso, de naturaleza inaprensible...”

London, 5 de Junio de 1882.

sábado, junio 30, 2007

Karl Barth, Barmen y la libertad de conciencia.

Entre los elementos fundantes de la Bekennende Kirche (Iglesia Confesante en español) encontramos el Sínodo de Barmen, que se realizó entre 29 y 31 de Mayo de 1934, en Barmen, Alemania y la declaración emanada y refrendada por los 139 delegados enviados por las iglesias territoriales. Era la primera representación de una organización incipiente que se iba a oponer a los planes de Hitler de nazificar el cristianismo protestante.

Se suele afirmar correctamente que mucho del fundamento teológico de la Declaración de Barmen se le debe al pensamiento de Karl Barth y su enunciado : “La Iglesia debe seguir siendo Iglesia y se debe convertir en Iglesia.”Allí la perspectiva de los límites del estado secular y la Iglesia son claros y definitivos y sus competencias son diferentes .
Los discursos dogmáticos serán determinantes porque desmontarán con facilidad la argumentación de los Deutscher Christen que llevaban a una autocracia del Estado y su intervención en asuntos de fe y dogma.

Barth siguiendo la línea del pensamiento de Agustín y Lutero , profundiza que las dos esferas de acción (los dos reinos) son independientes pero sujetos a Dios.
El Estado tiene un carácter divino (autoridad para disponer justicia y orden), pero que esto le implica un principio moral de respeto a la Iglesia que para el Estado es un deber observar, si quiere tener legitimidad. Esto lleva , según Barth a rechazar toda tesis de pensamiento que afirme que el Estado es la única y total autoridad o que la Iglesia es un dominio del Estado.
Al mismo tiempo Barth dirá que la lucha de la Iglesia es del orden espiritual y no política, y con ello renuncia a que la Iglesia intervenga en terrenos que no fuera el suyo.

Vamos en este post a destacar sólo algunos aspectos generales que nos ayuden a un acercamiento primario a este importante hecho histórico. Lo vamos a hacer desde lo teológico , aunque la interacción con el momento político es real y por lo tanto inevitable; observemos la argumentación desde una perspectiva bíblica.

Su relevancia está dada porque con esta declaración se puso en evidencia la verdadera esencia cristiana de la Bekennende Kirche en contraste con la propuesta de los Deutscher Christen o la Iglesia del Reich que buscaban un sometimiento del cristianismo a las ideas racistas y totalitarias de Hitler.

Barmen es un pronunciamiento teológico básico; fuertemente cristocéntrico, que estaba compuesto de seis puntos esenciales, basados en la Biblia, donde se pone en alto la soberanía de Cristo por sobre todo otro poder emanado del hombre. En este caso, afirma su rechazo de considerar al Estado como fuente de revelación o poder independiente de Dios. Esto era algo que propugnaban los DC para fortalecer la preponderancia del Estado hitleriano a los ojos de los creyentes.

El primer punto: Basádo en Juan 14:6 y Juan 10:1-9. Afirma a Cristo como única Palabra de Dios y rechaza (damnatio) cualquier otra posibilidad de encontrar en otros órdenes (acontecimientos o poderes, apuntando al Estado del Reich) la revelación de Dios.

El segundo punto: Fundamentado en 1 Cor.1:29-31 afirma que no hay área de la vida que no esté sujeta al señorío de Cristo (Cristo es nuestro Führer y Señor de todo) .Se afirma la potestad y supremacía de Cristo quien nos ha redimido y por lo tanto se rechaza cualquier sustitución por ningún otro ente.

El tercer punto: Argumentado en Efesios 4:14-16 asevera a la Iglesia como comunidad de creyentes pertenece a Cristo y debe predicar el Evangelio. Impugna estar sujeta al poder del Estado.

El cuarto punto: Asentado en Mateo 20:25-26 alega que la Iglesia debe servir (Cristo como ejemplo) y refuta toda idea de entidad jerárquica con fines dominantes.

El quinto punto: Cimentado en 1 Pedro 2:17 acepta al Estado como autoridad civil y dentro del orden de Dios para el hombre, pero se opone a que la Iglesia deba conformarse como apéndice suyo. De esta forma se siente libre de la tutela del Estado en el desarrollo de sus obligaciones.

El sexto punto: Instituido en Mateo 28:20 y 2ª Timoteo 2:9 postula que la Iglesia debe obedecer el mandamiento de Cristo , esa es su misión y la Palabra no puede ser prisionera.

Es claro que lo que establece con toda claridad son los límites que el Estado tenía en su relación con la Iglesia y que esta sólo respondía ante Cristo y no estaba en manera alguna obligada a someterse al régimen hitleriano.
Su basamento va a ser el orden de la redención efectuada por Cristo (el retorno a Cristo de Lutero y nuestra conciencia de pecadores redimidos) y con ello un fuerte apoyo en principios de la Reforma Protestante.
En el extremo opuesto estaba, la idea de un orden revelacional desde la creación que argumentaban los DC y que afirmaba mandatos, autoridades y normas diferentes al Evangelio, matizado con una visión antropológica y optimista propia del siglo IXX y el progreso científico del hombre.

La Declaración de Barmen proclama a Cristo como Palabra de Dios y como Señor de Su Iglesia (Cristo es esencia del dogma protestante). Rebate que pueda haber otras fuentes de autoridad equivalente para ella.
Atestigua que la obediencia es obediencia a Cristo y Cristo es Revelación de Dios. No es entonces legítimo teológicamente el sometimiento a otras revelaciones (acontecimientos como la historia presente o poderes terrenales); esto es caer en falsas doctrinas.
Aquí es de interés señalar la idea subyacente que insinúa que la historia alemana de ese presente(1934) no tiene porque ser providencia de Dios. En otras palabras, esa realidad política y social no es voluntad de Dios.

Al asentarse firmemente en el fundamento cristiano dejó sin argumentación de valor a los DC. El enfrentamiento en el campo teológico fue ampliamente favorable a la Bekennende Kirche en detrimento de los DC y sus lecturas sesgadas de la Biblia y de los escritos de Martín Lutero. El concepto de revelación fue determinante pues con esto se echó por tierra la argumentación que llevaba, aceptando otras fuentes revelatorias de la voluntad de Dios, a que Hitler y su régimen fueran parte emergente de la voluntad divina.

Desde un planteo ético, la Declaración de Barmen no niega la autoridad al Estado ni la sujeción en lo civil, pero el límite de esa sujeción es la Palabra de Dios. La Iglesia no debe obediencia cuando el Estado sale de los marcos del Evangelio, porque el Estado también está sujeto a la soberanía de Dios.

El cristiano por imperio de la obra redentora llevada a cabo por Jesucristo está sujeto a él en todos los órdenes de su vida. No hay áreas donde Cristo no sea soberano.
La Iglesia compuesta por todos los creyentes está libre (en y por Cristo) de ataduras para cumplir con su mandato de servir al prójimo.

Para una comprensión cabal no se debe perder de vista el momento político de Alemania y el contexto de presión y avasallamiento que los DC y el régimen nazi ejercían sobre el creyente de a pie. En esta declaración se da el sustento teológico a todos los que veían con preocupación y temor el progresivo derrotero que estaban llevando algunas de las iglesias protestantes; en especial aquellas afines con el régimen.
Fue en definitiva una declaración a favor de la libertad de conciencia del cristiano frente a la intención de dominio ideológico por parte de un gobierno totalitario.

martes, junio 26, 2007

Heinrich Bullinger, un reformador olvidado.

Entre los olvidados de la historia protestante sin duda podemos contar a Heinrich Bullinger.
Su nombre aparece siempre asociado a los reformadores más conocidos como Lutero, Calvino, Zwinglio, etc.pues con todos ellos tuvo contacto directo, sin embargo es poco lo que se ha escrito sobre él, teniendo en cuenta su aportación a la historia y la teología protestantes.
Quizá la alargada sombra de Zwinglio lo oculte, pero lo cierto es que Heinrich Bullinger que fue su sucesor, aportó tanto a la Reforma Suiza como su predecesor y que tiene razones propias para reclamar su lugar en la historia.

Enrolado en el protestantismo reformado, Bullinger había nacido en la ciudad de Bremgarten, el 4 de Julio de 1504 en el cantón suizo de Aargau y era hijo del sacerdote del pueblo. Estudió en Renania y en la Universidad de Colonia; por aquellos tiempos, firmemente católica romana, al punto que sería la única que condenaría los escritos de Lutero en 1519.
El estudio profundo de los Padres de la Iglesia, le persuadieron de la Biblia como única norma de fe, más allá del magisterio de la Institución Romana y la lectura de las obras de Lutero lo guiaron a la verdad del Evangelio.

Una vez graduado Maestro de Artes,en 1523 retorna a Suiza y comienza a trabajar junto a Zwinglio en Kappel y más tarde en Zurich, estudiando hebreo y griego y dedicándose a la enseñanza.
En 1528 lo nombran pastor y asume la labor en su ciudad natal, poco después de casarse.
Curiosamente le tocaría predicar en la misma iglesia en la que había ejercido su padre, el cual fue destituido unos años antes al convertirse a la fe cristiana protestante. Ahora que la ciudad había aceptado la Reforma, su hijo se hacía cargo de la grey.

Cuando en 1931 a raíz de las guerras cantonales, la ciudad vuelve a manos de las fuerzas del papado, Bullinger se ve obligado a emigrar a Zurcí donde permanecerá por 44 años.
Para entonces ya Zwinglio había visto en el joven Bullinger las dotes de un sucesor, capaz de llevar adelante todos los pasos concernientes a la afirmación de la Reforma en la Suiza alemana. Y no se equivocaba.
Bullinger establecería contacto con todos los reformadores de la primera época del protestantismo y trazaría un camino de unificación y tolerancia entre las corrientes reformadas que se mantiene hasta nuestros días.

Desarrolló una obra literaria y erudita profusa, defendiendo la apostolicidad del protestantismo. Escribió asimismo comentarios sobre casi todos los libros de la Biblia y sobre la historia de la Reforma en Suiza. Principalmente dio a luz una obra de cincuenta sermones doctrinales, llamada Décadas, que sería de fuerte influencia en su época. El contenido era doctrinal y sitemático , rápidamente se popularizó y se tradujo a otros idiomas como el francés.

Fue también un pastor dedicado a su rebaño .Su vida es un ejemplo de integridad, humildad y servicio al prójimo. Cuando Zwinglio murió en la batalla de Kappel, él se hizo cargo de su viuda e hijos. Era admirado por su austeridad , espíritu de sacrificio y actuar irreprochable.

Epistógrafo fecundo, escribió cerca de 12000 misivas, mantuvo correspondencia con los principales teólogos y líderes protestantes ingleses, italianos, alemanes, ,franceses, etc. Melanchton, Bucer, Calvino, Knox.
Su relación con Lutero fue difícil; los separaba la cuestión de la Santa Cena, como su antecesor Zwinglio había dejado establecido en 1529 en Marburg; pero también la incomprensión de Lutero y su accionar dogmático que lo enfrentaba siempre con los suizos.
Por el contrario con Calvino, a quien conoció en 1536, la relación fue más fluida, de hecho la correspondencia con el teólogo ginebrino es muy abundante; sin poder hablar de sometimiento, es claro que ambos se respetaban y ello hizo posible que se firmara el Consenso de Zurich en 1549 que llevó a la unificación de las tradiciones reformadas suizas tanto las de origen ginebrino representada por Calvino, como las de origen zwingliano representada por Bullinger. En ella se rechaza tanto la transubstanciación , como la consubstanciación, y se afirma la idea de la presencia espiritual de Cristo en la Santa Cena.

Es importante señalar dos aspectos trascendentales del pensamiento de Heinrich Bullinger para su época, uno es el rechazo de las armas para dirimir disputas religiosas. Y el otro ya esbozado por Zwinglio, la doctrina del Pacto, la unidad espiritual de la comunidad (civil e iglesia) en relación con Dios.

Entre las aportaciones más significativas de Bullinger no podemos dejar de mencionar la Segunda Confesión Helvética, en 1566; donde se expone con claridad y sencillez la doctrina cristiana y que fue aceptada por las iglesias reformadas no sólo de Suiza, sino también de Escocia, Francia y Hungría.

Su muerte acaecida en Septiembre de 1575, dejó atrás una vida íntegramente dedicada a la obra de Dios, por medio de la Reforma y a legar a las generaciones futuras un firme fundamento cristiano, teológico, doctrinal y de ejemplo de vida.

sábado, junio 23, 2007

Historikerstreit



Había dejado pendiente desde hace unas semanas el referirme brevemente a la "Disputa de los historiadores"; o Historikerstreit, en alemán .

Cuando el historiador alemán Ernest Nolte en el año 1986 publicó en el periódico alemán Frankfurter Allgemeine Zeitung su pensamiento al respecto del surgimiento del nacionalsocialismo ,su desarrollo y acción en la primera mitad del siglo XX; tocó una de las fibras, sino la más, sensibles de la sociedad alemana.
Fundamentalmente porque apuntaba al nacionalsocialismo alemán como una respuesta defensiva al comunismo bolchevique soviético. Y que , por ejemplo, el Holocausto (no olvidemos que en Alemania negar el Holocausto es un delito) fue una reacción exagerada a lo que los comunistas soviéticos ya habían realizado y Hitler un exacerbado y deplorable radical, pero también en última instancia un defensor de Alemania ante la amenaza externa.

El planteo ya tenía algunos antecedentes, sobre todo si se rastrea en el historicismo alemán (Mommsen).
El historicismo trazaba la historia en forma determinista, dando por probado que hay leyes que se pueden descubrir y que rigen en el desarrollo de la historia.
Desde esta perspectiva, los conservadores propugnaban la tesis de un “ sonderweg ” o camino por el que se deslizaba la historia social alemana , donde el nazismo ocupaba el lugar de una anomalía extraña de la que eran responsables Hitler y su camarilla.
Paralelamente historiadores no alemanes como James Hoogan o Alan Taylor en la década del 60 abonaban teorías similares, proclamando un Hitler oportunista, que va construyendo su poder y tomando decisiones en base a errores y debilidades de la oposición y de los poderes europeos.

Al mismo tiempo encontrábamos que había otros historiadores como Hans Rosenberg o Eberhard Jäckel que seguían otras líneas historiográficas y que veían el surgimiento del nazismo y su apogeo como una consecuencia lógica e inevitable en la trayectoria de beligerancia, expansionismo y militarismo que se venía dando en Alemania desde la Prusia del 1700.
Historiadores como Andreas Hillgruber o Hildebrands, por su parte, rechazaban la propuesta de una Alemania nazi producto del mismo devenir político de su propia historia.

Ernest Nolte que había escrito en la década del 60 una obra titulada “Der Faschismu in seiner Epoche”, tratando al fascismo como un género de antimodernidad, de carácter negativo, abandonó sus teorías primigenias para enrolarse en este revisionismo del nacionalsocialismo como “Reaktion”.Su artículo “El pasado que no pasa” en el Frankfurter encendió el debate.

Esta disputa pronto trascendería los límites de los historiadores y sería social y político a la vez. El profesor y filósofo Jurgen Habermas lo enfrentó desde el pensamiento de la izquierda intelectual alemana.
La discusión fue pública, mediática y político-ética, pues divergía en dos vertientes, la primera era “la culpa alemana” y la segunda un renacer el nacionalismo alemán al tiempo que se compartía la carga de la responsabilidad, básicamente, con la aparición de la amenaza bolchevique.


Los interrogantes comenzaban a ser claros: ¿Había una continuidad y por lo tanto un desarrollo lógico y esperado en la historia alemana, conectando ese segmento de su historia , el nacionalsocialismo de la década del 30, con el militarismo , la identidad y la tradición prusiana? O ¿Era el nacionalsocialismo el producto de una serie de circunstancias externas, (para Nolte una reacción antibolchevique) que Hitler había utilizado oportunamente y por lo tanto excepcionalmente había aparecido en la historia? ¿Continuidad o ruptura? ¿Tenía Hitler un plan preconcebido con objetivos previamente (a la llegada al poder) definidos? ¿O simplemente era un prestidigitador intuitivo de las interacciones internacionales con la sociedad alemana? ¿Se puede historizar el Holocausto? ¿Es el Holocausto una singularidad?

Hay varios elementos de peso que es necesario, aunque sean contradictorios muchos de ellos, evaluar. Por ejemplo que, la “continuidad” era algo que el mismo Hitler afirmaba, pero serán los propios conservadores de estirpe prusiana quienes estarán más cerca de eliminarlo físicamente.
Considerar el aspecto racial del régimen, que lo llevará a extremos singulares de criminalidad dentro de la historia de la humanidad , que será algo propio del nacionalsocialismo y que ejerce por lo mismo de poderoso distintivo en la historia. Pero también habría que evaluar la densidad del antisemitismo social en Alemania de principios de siglo XX, su origen y su desarrollo.

Si el Holocausto no es historizable, desde el punto de vista de la comparación (nunca desde la relativización ); nos encontramos ante un fenómeno único, con responsables claros y también únicos.
Si lo situamos como un acontecimiento lamentable, tan lamentable como otros acaecidos a lo largo de la historia de la humanidad, sus responsables son tan culpables, como otros.
Por otro lado, si el nacionalsocialismo, sus hechos y consecuencias fueron un resultado esperable de la evolución de la historia alemana desde dos siglos antes; hay una indudable culpa que recae sobre el colectivo. Pero, si el régimen nazi fue producto de una serie de interacciones, internas y externas, donde la figura de Hitler emerge como elemento extraño a la historia alemana; y hay un factor disparador (por caso, la amenaza bolchevique); entonces el síndrome de la culpa, tiende a difuminarse en un contexto mucho mayor.

A modo de conclusión podemos decir que el debate es mucho más amplio de lo que aquí podemos abarcar y que estas son sólo aproximaciones a un tema especialmente complejo que envuelve a la sociedad alemana en la percepción de ese pasado, de su historia y de su tragedia.

Jurger Habermas hablaba de “conciencia histórica” , de uso público de la Historia; quizá allí radique su importancia, en lo determinante que es para las sociedades del hoy el poder pararse ante la historia propia del pasado más cercano, sin tabúes pero con la responsabilidad de saber, que ese pasado, para bien o para mal esta condicionando su presente y seguramente, marcará su futuro.

miércoles, junio 13, 2007

Las víctimas de la historia y Walter Benjamín.



Walter Benjamín es un pensador que hace tiempo quería reseñar en este blog, fundamentalmente por su sensibilidad ante las víctimas de la violencia en la historia del hombre, por su discurso de construcción (y no de deconstrucción) de la memoria y por su voz que es la voz de los que pasaron pero que están presentes..

Este filosofo alemán de origen judío, relacionado con Bertolt Brecht ,Teodor Adorno y la Escuela de Francfort, nos ha dejado su pensamiento , que no está exento de dificultades semánticas para abordarlo con claridad, porque justamente su indeterminación nos sugiere diferentes interpretaciones. Influenciado en principio por el misticismo judío y más tarde por el materialismo histórico, buscó una síntesis que proyectara un desarrollo a la filosofía que le permitiera dar una contestación válida a los desafíos de su generación.

Sus aportes son al mismo tiempo, de una riqueza y actualidad permanente. Quizá porque en ellos el papel de la víctima (olvidada y/o derrotada) es central .Se referirá también a temas como la cultura de masas, la función político-social de la transmisión del conocimiento, el lenguaje y la traducción, el arte y la tecnología.

A Walter Benjamín le tocó vivir en la Alemania de principios del Siglo XX, participante en las dos grandes conflagraciones mundiales y signada por la llegada del nazi fascismo ; sus angustias y desesperanzas están reflejadas en todas sus obras, pero en ellas también hay una intención de dar una respuesta , más allá del diagnóstico desesperado.

Su suicidio en 1940 a los 48 años de edad, en Port Bou cerca de la frontera entre España y Francia, cuando intentaba escapar de la Francia ocupada por los nazis, cercenó la vida de uno de los filósofos más relevantes de su época.

Digno de destacar en su pensamiento es la “hermenéutica del peligro”, la que se puede apreciar en su obra “Tesis sobre filosofía de la historia”, de la que a continuación presento una reseña breve y un comentario sobre su persona y su obra que aparecen en el excelente blog de historia: El espejo de Clio


Walter Benjamin y las lecciones de una Historia vista a "Contrapelo"

No existe documento de cultura que no sea a la vez
documento de barbarie... por lo tanto, el materialista histórico
se distancia en la medida de lo posible. Considera que su misión
es la de pasar por la historia el cepillo a contrapelo (Walter Benjamin,
Sobre el concepto de historia, tesis VII, c. 1940)
Continuar leyendo aquí


Tesis de filosofía de la historia.(1940)


Es notorio que ha existido, según se dice, un autómata construido de tal manera que resultaba capaz de replicar a cada jugada de un ajedrecista con otra jugada contraria que le aseguraba ganar la partida. Un muñeco trajeado a la turca, en la boca una pipa de narguile, se sentaba a tablero apoyado sobre una mesa espaciosa. Un sistema de espejos despertaba la ilusión de que esta mesa era transparente por todos sus lados. En realidad se sentaba dentro un enano jorobado que era un maestro en el juego del ajedrez y que guiaba mediante hilos la mano del muñeco. Podemos imaginarnos un equivalente de este aparato en la filosofía.
Continuar leyendo aquí

.

sábado, junio 09, 2007

Las Iglesias Protestantes durante la Alemania nazi.(Conclusión y preguntas finales.)



En Octubre de 1945, ya finalizada la guerra y encabezados entre otros por Martín Niemöller y Hans Asmussen se llevó a cabo el último acto de la Bekennende Kirche que en nombre de todos los protestantes alemanes hizo una declaración pública de culpa que se conoce como la Confesión de Stuttgart.
En ella se afirma: “Con gran dolor decimos: mal infinito fue llevado por nosotros a muchos países y pueblos.”


Nunca ha sido la intención de estas notas el juicio moral o espiritual sobre las Iglesias Protestantes de Alemania en el período que corre entre 1933-1945 y que estuvo signado por el totalitarismo nazi fascista de Hitler. Pero sí que sirvieran para un acercamiento al tema que permita esbozar una reflexión despojada de todo apasionamiento.

Hitler contó con el apoyo de gran parte de los protestantes alemanes de todos los estamentos en 1933, y hubo muy pocos , como Bonhoeffer , que desde un comienzo discernieron claramente quién era Hitler y cuales sus verdaderas intenciones.
Sin embargo el desarrollo de los acontecimientos sirvieron para comenzar a dividir prontamente las aguas entre aquellos que estaban dispuestos a seguir a Hitler y aceptar sus políticas de asimilación del cristianismo al nazismo y los que plantaron cara a toda tergiversación del Evangelio y del rol de Cristo como Señor de Su Iglesia.

En principio esto quedó evidenciado en el enfrentamiento entre los Deutscher Christen o la Iglesia del Reich (nunca mejor dicho “del Reich”, no de Cristo) y la Bekennende Kirche o Iglesia Confesante.
Pero con el devenir del tiempo, también entre estos últimos habrá notables divisiones , entre la fracción mayoritaria ,moderada , que buscaba conservar cierto margen de maniobra como organismo espiritual y aquellos de la fracción minoritaria y radical que no estaban dispuestos a hacer ninguna concesión a Hitler ni a su régimen. Estos sobrepasaron los límites de su institución para tomar en sus manos la responsabilidad que les cabía como cristianos y dar la respuesta suficiente que la Bekennende no estaba dando.

Quizá las Iglesias Protestantes no tuvieran una respuesta monolítica al nacionalsocialismo. Sin embargo, por los diferentes matices y niveles de respuestas, no como entidad sino a tenor individual muchas veces ,(recordemos que la Iglesia en lo espiritual esta formada por cada persona particularmente que confiesa a Cristo como su fe) resultó para el Estado de Hitler un hueso muy duro de roer.

La Bekennende Kirche derrotó en el campo teológico a los Deutscher Christen y sus planteos seudo-cristianos e impidió con esto que, Hitler se erigiera alguna vez, como la única autoridad de las Iglesias Protestantes, como pretendía. Demostraron con ello que sólo había una Cruz y que esta no era la cruz gamada.
Aún con todas sus limitaciones , fallas, divisiones y cobardías, fue la Bekennende Kirche un espacio donde muchos resistentes a Hitler encontraron un lugar de confortamiento y sustento espiritual; donde otros fueron formados (Finkenwalde), muchos despertados a su responsabilidad y a aquellos que planeaban la eliminación física del Furher, nunca los aisló, ni condenó.

Careció, indefectiblemente, de la decisión suficiente para abandonar posiciones de diálogo que le suponían cierta seguridad. Tuvo un silencio cómplice que no se justifica, como hemos probado, con la ignorancia de los hechos que se estaban sucediendo. Le faltó valentía para exponerse por los más débiles (y aquí falla cruelmente como Iglesia de Cristo).

Curiosamente quienes más claro tenían el papel de oposición y resistencia que ejercían las Iglesias Protestantes (con poder real o potencial), eran Hitler y su camarilla que buscaron siempre distintas formas de dominarlas, acallarlas o destruirlas. Lo intentaron por vías pacíficas, teológicas-doctrinales, políticas y finalmente también violentas enviando a los campos de concentración y a la muerte en muchos casos, a los pastores que ejercieron una oposición activa.

¿Hasta dónde tuvieron responsabilidad la Iglesias Protestante en la barbarie de Hitler?¿Por qué la mayoría de los líderes protestantes no defendieron vehementemente la causa de los judíos? ¿Su silencio era complicidad, cobardía o estrategia de propia sobrevivencia?

Estas preguntas son complejas de responder. Hay cuestiones históricas que se enraízan con formaciones teológicas que no se pueden ignorar.
Las Iglesias no tenían poder político, solo pastoral espiritual. Entendían por razones teológicas que su primera responsabilidad eran con sus rebaños, en base a eso buscaron proteger lo que entendían eran sus prioridades. Se sirvieron a si mismas pero no al prójimo como indica el Evangelio.
Fueron insolidarias por la ausencia de una denuncia clara y audible de la injusticia que sufría el pueblo judío, de la opresión al más débil. Y esas eran también sus responsabilidades como Iglesia.

Esta claro que décadas de un discurso antisemita entre líneas, subliminal , popular, implícito y explícito dentro y fuera de las iglesias; preparó las conciencias débiles para la persecución y genocidio de los judíos.
Y que esto también afectó transversalmente a las iglesias y sus líderes condicionándolas en su respuesta. Esto es hoy aceptado ampliamente por la mayoría de los investigadores y si bien faltó en la Declaración de Stuttgart este reconocimiento al silencio culpable sobre la persecución de los judíos, hoy en día las iglesias protestantes alemanas han reconocido sus faltas al respecto.
El silencio de las Iglesias son una compleja trama de los tres factores que enuncia la pregunta.

Dejo para el final una pregunta que muchos se han formulado.

¿Dónde estaba Dios en aquellos días si Su Iglesia tenía esta actitud de pasividad y temor?

Dios estaba obrando por medio de aquellos que no doblaron sus rodillas ante Hitler. En aquellos que no hicieron oídos sordos a los gritos de las víctimas. En aquellos que no pensaron en su propia seguridad sino en su deber como cristianos.
Dios actuaba en esos momentos a través de hombres y mujeres como Dietrich Bonhoeffer) , Martín Neumöller, Karl Barth, Paul Schneider, Elisabeth Schmitz , Gertrud Staewen, Hans Gruber, Friedich Weissler, Karl Stellbrink y otros que pagaban con cárcel, deportaciones, exilio y hasta con la muerte el terrible desafío de la fidelidad .


El hecho de reflejar las faltas y errores más terribles de la Iglesia protestante Alemana de ese tiempo, debe correr paralelo con valorar la vida y la actitud de hombres y mujeres que no se dejaran arrastrar por el error, por el silencio cómplice o la indiferencia.
Hombres y mujeres que en la medida de sus posibilidades y en muchos caso más allá de sus fuerzas fueron fieles a sus conciencias cristianas.
Hemos nombrado unos pocos, pero vaya en estos nombres la representación de todos los protestantes alemanes que quedaron en el anonimato de la historia, pero que tuvieron igual actitud y forman parte de, esa gran nube de testigos que nos observa desde la eternidad.


Daniel Pisoni





Lecturas recomendables sobre el tema, que aportan diversas visiones, opiniones y puntos de vista:

Arbeitsgemeinschaft kirchlicher Zeitgeschichtler.John S. Conway, Editor. University of British Columbia
Gedenkstätte Deutscher Widerstand.Dr. Peter Steinbach.Dr. Johannes Tuchel.Ute Stiepani, M.A.
Luteranismo y Shoah: trayectoria y desafíos.Reinhard Boettcher. International Council of Christians and Jews.
The Trial of German Major War Criminals.2da.Sesion.Bormann.(Documento)
La Resistencia Alemana contra Hitler.Barbara Koehn.Alianza Editorial.
Causas Sagradas.Michael Burleigh.Taurus
Los Verdugos voluntarios de Hitler.Daniel Goldhagen.Taurus
The Confessing Church and the Persecution of the Jews. Wolfgang Gerlach.University Nebraska Press.
The Role of the Churches.Victoria Burnett.Dimension.Vol 12.Nº2

viernes, junio 08, 2007

Las Iglesias Protestantes durante la Alemania nazi.(4)

Meses antes del comienzo de la Segunda Guerra Mundial una nueva ofensiva de Hitler intentará terminar con la Bekennende Kirche. Por medio del Reichkircheministerium (Ministerio de Culto) se prohíbe a las Iglesias protestantes de Alemania toda fraternidad con Iglesias evangélicas en el extranjero (tenían una decisiva participación en protestas contra los abusos de Hitler y de apoyo a los radicales de la Bekennende).
Pero además se declara al nacionalsocialismo la continuidad natural de la Reforma luterana, siguiendo criterios de exclusivismo nacionalista , prejuicios raciales y fuerte antisemitismo. Esta era la doctrina de los Deutscher Christen y la subversión total del cristianismo.
La Bekennende Kirche rechaza de plano este planteo.
De inmediato se producen medidas represivas, como el cierre de los seminarios donde se formaban los pastores de la Iglesia de la Confesión, entre ellos el célebre Finkenwalde (en la foto) que dirigía Dietrich Bonhoeffer) y la vigilancia y presión de la GESTAPO a los pastores opositores al régimen, enviando a algunos de ellos a los campos de concentración.

Paradójicamente esto hizo que el ala moderada de la Bekennende reconsiderara su postura y comenzara a unirse al ala radical en la oposición contra el totalitarismo hitleriano. Poco después los pastores Wurm y Meiser retiraran sus firmas de la declaración en que se distanciaban de los radicales .
En 1940 Wurm protesta, en nombre de toda la Bekennende Kirche, contra la eliminación por parte del régimen de los enfermos mentales y por las deportaciones de los judíos, especialmente los convertidos al protestantismo y que mostraba que la decisión del gobierno no era de tipo religioso, lo cual ya era ignominioso, sino demencialmente racial.
También comienzan a intensificarse los contactos con el Círculo Kreisau , que reunía a personajes de la resistencia conservadora, que se oponían a Hitler y planeaban eliminarlo físicamente.

En junio de 1941, se genera un decreto reservado por medio de Martin Bormann y que afirma que por primera vez en la Historia de Alemania el Führer tiene consciente y completamente el liderazgo del pueblo en sus propias manos.
Considera que con el Partido Nazi, sus componentes y unidades adjuntas, el Führer ha creado para sí mismo, y por tanto para el liderazgo del Reich Alemán, un instrumento que le hace independiente de las Iglesias.
Que todas las influencias que puedan reducir o dañar el liderazgo del pueblo ejercido por el Führer con la ayuda del NSDAP deben ser eliminadas y cada vez más se ha de separar al pueblo de las Iglesias y sus representantes, los pastores.
Y finalmente el Estado debe eliminar la posibilidad de la iglesia de influir en el pueblo alemán.

Para este tiempo ya hay quien rebasando las limitaciones propias de la institución de la Bekennende y sus limitadas acciones, deciden tomar caminos personales de resitencia y oposición a Hitler, entre ellos ya se ha mencionado a Dietrich Bonhoeffer)que fue encarcelado y luego ejecutado en el campo de concentración de Flossenburg, pero también hubo otros como Elisabeth Schmitz o Gertrud Staewen , de la Iglesia de Dahlem Berlín, que también pasan a la acción y deciden tomar medidas de ayuda a los perseguidos, obteniendo para ellos documentos de identidad, alimentos para los escapados de las deportaciones y refugio para los judíos. Gertrud sería por esto arrestada por la GESTAPO aunque sobreviría a la guerra.

De igual forma el Pastor Paul Schneider en Hochelheim a través de su ministerio pastoral y sus sermones no dejó de denunciar la barbarie que representaba el nazismo en aquellos días, instando a la Iglesia a ser fiel a Cristo y no hipócrita y temerosa. Sería detenido por la GESTAPO y enviado a Buchenwald donde moriría.
El Pastor Karl Stellbrink de Lubeck, que sería martirizado por los nazis en Hamburgo en 1943,por sus actividades de oposición al nazismo, es otro de aquellos que no escatimaron su vida con tal de ser fieles cristianos en los tiempos más aciagos de la historia de Alemania.

jueves, junio 07, 2007

Las Iglesias Protestantes durante la Alemania nazi.(3)

En 1936 se produce un punto de inflexión en las relaciones entre las Iglesias protestantes y Hitler. Este rápidamente entiende que su política de dominio de las iglesias no está rindiendo frutos y elige abandonar la idea primigenia a través de una Iglesia del Reich y dedicar esfuerzos a debilitar a la Bekennende Kirche.
En esta última habían surgido señales de desavenencias entre aquellos que consideraban una ruptura total con el régimen y los que abogaban por conservar cierta moderación.
Las partes respondían por un lado, a aquellos representantes de las iglesias que se encontraban dentro de territorios dominados por los DC y por lo tanto en la oposición y los que estaban bajo los que se denominaban Iglesias intactas.

Para acentuar la división y al mismo tiempo poder quebrar la autonomía y la gestión independiente de la Iglesia Confesante, Hitler crea la figura administrativa del Reichkircheministerium (Ministerio de Culto) y nombra a Hans Kerrl a la cabeza del mismo. Este propone la idea de Comisiones Regionales para facilitar la gestión y comunicación entre las iglesias y el Estado e invita a todas las iglesias a ser parte de este proyecto. Esta maniobra obligaba a las iglesias a decidirse a ser parte de la Administración estatal o a separarse completamente. Conocedor de las opiniones enfrentadas en el seno de la Iglesia Confesante,Hitler esperaba acelerar el proceso de descomposición de esta organización que le era claramente opuesta .

En principio el ala moderada aceptó la propuesta en la creencia que con esta actitud se cerraba el paso al avance que tenían los DC sobre las iglesias. No así el ala radical que rehusó toda forma colaboración.
Se produce entonces la creación de dos comisiones directivas en la Bekennende Kirche, una que responde al sector moderado, el Lutherrat y otra al sector radical, Vorläufige Kirchenleitung.

Poco antes de los Juegos Olímpicos de 1936 un memorandum es dirigido a Hitler, en el se hacen muy severas críticas y denuncias de los abusos del régimen nazi. Entre otras cosas señala que el gobierno busca eliminar a las iglesias de la vida pública y descristianizar a la sociedad alemana; denuncia que el entronamiento de la idea de “raza superior” es opuesto al Evangelio, que no se debe sacrificar la legalidad en el altar de la ideología nazi ; al tiempo que advierte que el antisemitismo dominante es decididamente anticristiano. Hace duras menciones también de los campos de concentración, los abusos de poder y el culto al Führer. Este documento es redactado por Friedich Weissler perteneciente al sector radical y representa posiblemente, según diferentes historiadores , el documento más crítico y opuesto a la política nazi de la época, emanado de una institución eclesiástica.
La situación se torna en muy grave cuando es filtrado a la prensa extranjera , a pesar de que se esperaba mantenerlo reservado hasta que Hitler diera una respuesta . Interviene la GESTAPO y en 1937 son arrestados Weissler junto a otros dos pastores, todos acusados de la redacción y entrega a los corresponsales extranjeros .De inmediato son encerrados en el campo de concentración Sachsenhausen, donde Weissler sería ejecutado en 1938.

Esto sin embargo, no amedrentaría a la fracción radical de la Bekennende que continuaría batallando.En el verano de 1936 componen un mensaje para ser leído en todos los púlpitos de las iglesias durante los Juegos Olímpicos y que, siguiendo el pensamiento de Lutero y los comienzos de la Reforma, incita a la resistencia activa contra un régimen que se opone a los mandamientos divinos. El sector moderado de la Bekennende no consideró prudente leerlo y por lo tanto no se realizó su lectura en las iglesias que respondían a su dirección.

Hitler fortalecido por la división imperante en el seno de la Bekennende decide entonces embestir directamente contra el sector más crítico y manda arrestar a Martín Niemöller bajo la acusación de un delito contra el Tercer Reich. A pesar de las protestas internacionales y que el Tribunal Supremo sólo lo condena a una corta detención provisoria ; por orden de Hitler es enviado al campo de concentración de Buchenwald (luego lo tranferírían a Dachau) como su prisionero personal. Recuperaría la libertad al finalizar la guerra en 1945 al ser el campo liberado por las tropas americanas.

En Septiembre de 1938, una vez más los radicales de la Bekennende proponen, conforme a la tradición luterana redactar una oración para ser repetida en todas las iglesias. Se trataba en realidad de una confesión ante Dios de reconocimiento del pecado del pueblo alemán, admitiendo que se han cometido crímenes, abusos y profanaciones. Por ser demasiado fustigadora de la realidad que llevaba a cabo el gobierno nazi, es rechazada por la parte moderada que se distancia haciendo una declaración, que es firmada por lo pastores que representa, presionados por el temor a las SS y sus acusaciones de traición a la patria.

Este será el punto más bajo y de virtual ruptura dentro de la Bekennende Kirche, entre aquellos que por temerosa prudencia intentaban evitar mayores enfrentamientos y sus inevitables consecuencias y los que consideraban que el régimen nazi y sus autoridades debían ser combatidos porque representaban el mal en su misma esencia.

martes, junio 05, 2007

Las Iglesias Protestantes durante la Alemania nazi. (2)

En Setiembre de 1933, los DC por medio del Sínodo de Prusia imponen el infame “párrafo ario” el cual supone la expulsión de todos los protestantes de origen judío de los órganos de las iglesias.
El paso siguiente fue de carácter doctrinal y dogmático y consistió en liberar del culto y dogma de las iglesias protestantes de todo aquello que no fuera “alemán”, reclamó la supresión del Antiguo Testamento y criticó como malsanas desviaciones todo aquello que tuviera relación con las raíces hebreas del cristianismo, el apóstol Pablo incluido.
Esto conducía a una paganización escandalosa y a la creación de una religión política, mezcla de elementos cristianos y de componentes identitarios nacionalistas así como racistas.
Afirmaba un informe de la época, atribuido a los suecos: “los alemanes tienen un nuevo dios, y es la Raza, un dios al que ofrecen sacrificios humanos”.

Esto profundizó aún más la división entre aquellos cristianos que se mantenían fieles a la Biblia como única norma de fe y aquellos que aceptaban los dictados de Hitler a través de los DC.
De inmediato , los opositores a Hitler y a sus medidas raciales y anticristianas pasan a formar la Liga de Emergencia( Pfarrernotbund ), una liga que tenía por fin ayudar a todos los pastores y miembros afectados por el párrafo ario. Esta Liga fue creada por Martín Niemöller entre otros y puso las bases para la formación de lo que poco después sería la Bekennende Kirche (Iglesia Confesante), declarada antagonista de la Iglesia del Reich que representaban los DC.

En Mayo de 1934 se celebra el Sínodo de Barmen que dará sustento y base teológica a la Bekennende Kirche. En las declaraciones elaboradas intervendrá K.Barth, (por entonces profesor en Bonn ) y se afirmará: «la palabra de Dios del A. T. y N. T. como única fuente de nuestra fe» al tiempo que se pronunciarán « libres, en cuestiones de fe, de todo otro compromiso ajeno a la Iglesia».Con esto rechazaban de plano el ser integrados dentro del Estado y la nazificación de las iglesias.
Si bien la declaración era de tipo teológico, muy bien señala la historiadora Bárbara Koehn que el régimen nazi no comprendía la diferencia entre teología y política y que por eso vio en ella un peligroso acto de desobediencia al Fuhrer.

En el aspecto teológico más profundo, lo afirmado era influenciado por K.Barth, que ya en 1933 había escrito en “ Theologische Existenz heute”, «que la Iglesia ha de servir, no al pueblo alemán o a la historia, sino a la. palabra soberana de Dios; y que por ello debe seguir siendo Iglesia y se tiene que convertir en Iglesia», refiriéndose a las competencias de la Iglesia y de su Dogma.
Abrevaba en las fuentes de Agustín, Tomas de Aquino y del mismo Lutero, separando las esferas de acción del poder religiosos y del secular , pero reconociendo al mismo tiempo la soberanía de Dios y por lo tanto rechazando que se convirtiera en un apéndice del Estado o estar sometido a él en su dominio espiritual.

Sin embargo su falta más grave y que llevó a que algunos preclaros cristianos ( entre ellos Karl Barth y Dietrich Bonhoeffer) a ir más allá de lo que ella estaba dispuesta a ir, fue la total ausencia de menciones de los aspectos más racistas y antisemitas de la política que llevaba el gobierno.
No puede alegarse ignorancia en ello, ya que personas como la diaconisa Marga Meusel presidenta del Servicio de Bienestar Evangélico de Berlín, en 1935 denunció a través de un memorándum, la situación extrema que comenzaban a padecer los judíos en Alemania : "¿ Por qué la iglesia no hace nada? ¿Por qué permite que una injusticia inenarrable ocurra? ¿Qué responderemos un día cuando nos pregunten dónde está nuestro hermano Abel ? La única respuesta que podremos dar como Iglesia , es la respuesta de Caín :" ¿Soy yo encargado de mi hermano? "( Génesis 4:9).
Karl Barth también escribiría en 1935 poco antes de verse obligado a abandonar Alemania : “para millones que sufren injustamente, la Bekennende Kirche todavía no tiene un corazón.”

La Bekennende en este punto no tuvo visión para ver que el “ problema judío” era en realidad un problema cristiano, su problema; y que estaba siendo probada en su integridad.
El Pastor protestante Wolfgang Gerlach en su obra “And the Witnesses Were Silent” University Nebraska Press, señala : "la Iglesia Confesante (Bekennende Kirche) fue exitosa, al menos en parte, en defender tanto la autonomía como la doctrina de la Iglesia contra la infiltración Nazi. Pero en cuanto al tema de los judíos hizo silencio".


Nota: En un futuro post, a modo de apéndice, comentaré algunos de los aspectos teológicos más relevantes de la Declaración de Barmen.

Las Iglesias Protestantes durante la Alemania nazi.(1)

La historia del Cristianismo está llena de acontecimientos gloriosos, plenos de integridad y fidelidad a la fe que proclama; pero también contiene hechos oscuros,lamentables, que como en el caso que nos ocupa mostraron su humanidad más terrenal y alejada de todo principio, paradójicamente , cristiano.

Sobre el papel que le tocó jugar al Vaticano y el Catolicismo durante el período Nazi en Alemania, se ha escrito y comentado mucho, dejando en claro que, salvo excepciones puntuales, su respuesta institucional fue muy desacertada y hasta investigadores pro católicos como Michael Burleigh , reconocen que siguen en pie “ legítimos interrogantes sobre sus vacilaciones y su tono.”(Causas Sagradas. Ed.Taurus) .

Sin embargo el actuar de las Iglesias protestantes en Alemania durante el mismo tiempo y ante las mismas circunstancias también descubre un vergonzante rol en que el silencio, la indiferencia, el egoísmo y aún la complicidad, son preponderantes.
Cierto también es, que al igual que en el caso del Catolicismo, hubo quienes buscaron ser fieles al espíritu y esencia del cristianismo y superando toda barrera institucional respondieron cabal y fielmente a la doctrina cristiana, en un momento en que resistir al nazismo costaba no sólo la libertad sino la vida.

El advenimiento de Hitler al poder supuso para los cristianos alemanes un verdadero desafío; en primer lugar de discernimiento sobre sus intenciones, pero también a ser consistentes con sus propios fundamentos .Fue un tiempo de profunda confrontación con una realidad en la que se confundía nacionalismo ,teología y política .

Sin querer avanzar sobre las conclusiones finales a las que se puede arribar luego de investigar los hechos en profundidad, es evidente que las Iglesias protestantes alemanas fallaron a la hora de responder adecuadamente al reto de la historia y que este terrible error no puede ser atribuido, como algunos han pretendido, a la ignorancia de lo que ocurría a su alrededor.

Las valientes actitudes personales de personajes como Dietrich Bonhoeffer, Martín Niemöller o Karl Barth, por nombrar sólo los más conocidos, destaca una vez más la realidad de la inmovilidad y el acomodamiento del grueso de las instituciones protestantes. La gran mayoría de las iniciativas de protesta y denuncia contra las políticas genocidas que realizaba el gobierno de Hitler, así como la protección de los judíos y sus intereses de la masacre de la que eran víctimas, partió siempre (al igual que en el caso católico) de esfuerzos individuales y que abrigaban un alto riesgo personal.
Aún la crítica Bekennende Kirche, formada para enfrentar las intenciones aviesas de la Deutscher Christen se quedó limitada en su accionar y demandas contra el régimen.

Hagamos ahora un breve repaso sobre este lapso tan oscuro de la historia , pero atendiendo a criterios prácticos me limitaré sólo a algunos puntos significativos.

En primera instancia hay que observar que la Iglesia Protestante a diferencia del Catolicismo no tiene un mando unificado, sino que se agrupa alrededor de una estructura federal y unificada de iglesias que son iguales en derechos y obligaciones y que son dirigidas por un Sínodo nacional.
Hitler estableció en principio su estrategia en someter esta organización a sus decisiones y soberanía. Contrariamente a lo esperado, chocó con mayores dificultades de las previstas.

Al comienzo de la era hitleriana, en 1933 las Iglesias Protestantes habían recibido con muy buena disposición a Hitler y sus promesas de restauración del orden cristiano, en contra de todo secularismo y ateismo que presionaba a la ciudadanía alemana.
Las Iglesias venían de la experiencia de 1918 ,donde sufrían una sangría de fieles continua por la influencia de socialdemócratas, comunistas y laicos quienes insuflaban un espíritu anticlerical en la sociedad.

Hitler por el contrario intentó atraer a las Iglesias invitándolas a ser parte formativa del Tercer Reich .En sus primeras plataformas, antes de la toma del poder, declaraba que un cristianismo positivo era la base de su partido.
Los dirigentes nazis alentaban a sus correligionarios a retornar a los cultos cristianos y esto llenaba de satisfacción a los pastores que votaron por Hitler a principios de 1933.Entre ellos se contaba Martín Niemöller que pronto abriría los ojos a las verdaderas intenciones de Hitler y su partido: someter el cristianismo a la ideología nacionalsocialista, desnaturalizándolo por completo.

Para lograr su cometido, Hitler inventó una agrupación que popularmente se llamó Deutscher Christen (Glaubensgemeinschaft Deutscher Christen) y que pretendía hacerse con el control de las iglesias alemanas , reformando su estructura y su credo y que se inspiraba en las tradiciones arias alemanas.
La organización debía dejar de ser democrática y pasar a ser regida por un Reichsbischof, que sólo debía obediencia al Führer. El elegido para esta función fue Ludwig Müller y lo propuso como candidato para las siguientes elecciones de ese puesto, siguiendo hasta allí, un criterio legal y democrático.Esta idea de estructura funcional fue aceptada por las Iglesias. Sin embargo un sector de ellas no acogieron con agrado esta propuesta y contrapusieron su propio candidato : Friedich von Bodelschwingh que ganaría la elección en el Sínodo Nacional. Hitler respondió con ataques de las SA Jesucrist (formación paramilitar nazi) a las administraciones de las iglesias críticas y consiguió la pronta renuncia de von Bodelschwingh, dejando expedito el camino al candidato hitleriano.

También concibió un sistema para adueñarse de los gobiernos regionales de las iglesias a través de los Consejos, imponiendo candidatos de los Deutscher Christen ( DC ) en todas ellas. Aunque una vez más enfrentó a opositores, constituidos bajo el nombre de Jóvenes Reformadores, quienes proclamaban la independencia espiritual y administrativa del poder hitleriano; los DC se alzaron con la victoria con el 75% de los votos.
La Reichkirche estaba asentándose firmemente en el panorama de las iglesias alemanas.

Pero hubo tres iglesias donde los DC no habían logrado ganar, estas eran las iglesias de los pastores Wurm, Meiser, Maraherens, de las regionales de Wurttemberg, Baviera y Hannover respectivamente. Se auto denominaban “iglesias intactas” en contraposición a lo que llamaban las “iglesias destruidas” que obedecían a Hitler.
Este es el primer esfuerzo de organización de una oposición clara a las políticas oficiales, representadas por los DC.